Los Vi-Clone Points son puntos de información que permiten hacer interfaz con un agente virtual personalizado, responden a preguntas y proporcionan información de la misma manera que lo haría una persona, con una apariencia humana tan real que es difícil creer que estén compuestos por píxeles, ya que son clones virtuales de personas reales.

La Clínica Olivé Gumá, con 25 especialidades y unas previsiones de 90.0000 consultas externas al año ha confiado en la tecnología de Vi-Clone para el desarrollo de  un punto de información  innovador cuya función principal es orientar al paciente que llega a la clínica desde el primer momento y optimizar la gestión de visitas. La solución fue Eva Vi-Clone, un asistente virtual avanzado, basado en el Lenguaje Natural que imita el comportamiento humano y mejora las vías de comunicación con los pacientes.

Desde los Cinco Vi-Clone Points distribuidos por la clínica, y en dos idiomas, Catalán y Castellano, Eva Vi-Clone ayuda a los pacientes a situarse, a saber la hora y el lugar de su visita con el médico, a descubrir todos los servicios ofrecidos por la clínica o incluso a conocer los puntos de interés que hay en los alrededores: restaurantes, transporte público, farmacias…Con tan sólo introducir el DNI o la tarjeta del seguro en un lector de tarjetas incorporado que identifica al paciente, Eva Vi-Clone avisa automáticamente al médico de que el paciente está en la clínica, indica con un mapa y un recorrido virtual donde será su consulta, si llega tarde y donde debe esperar para ser atendido.

La Clínica Olivé Gumá es el primer Centro de Alta Resolución inaugurado por Aresa, la compañía de salud de Mutua Madrileña. Cuenta con los últimos avances tecnológicos y tratamientos para la prevención y el cuidado de la salud. Su principal característica son las consultas de alta resolución, de modo que en una misma visita, y en el menor tiempo posible, el paciente recibe un diagnóstico rápido y eficaz de su problema de salud.     

La incorporación de VI-Clone Points genera notoriedad de marca al situar la atención al paciente como prioridad asistencial: trabajan 24 horas al día, 365 días al año prestando un servicio de alta calidad, siempre están de buen humor, permiten una mejor gestión de horarios, facilidad para acceder a los recursos disponibles y aportan información del entorno de la clínica. Los sistemas basados en tecnologías de inteligencia artificial pueden ser la solución definitiva a la automatización de este tipo de servicios ya que proporcionan una atención personalizada y un excelente primer contacto para el servicio al cliente, además de una imagen tecnológicamente avanzada y una reducción de costes de atención al cliente.

Por admin