Al oír hablar del software basado en el lenguaje natural, mucha gente se cuestiona para qué hace falta que un ordenador le comprenda. Sin embargo, no resulta una idea descabellada si tenemos en cuenta que Internet es como un gran cajón de sastre, y que en muchas webs no se puede encontrar fácilmente lo que se busca; en estos casos, el software basado en el lenguaje natural es una herramienta de gran utilidad que facilita la accesibilidad a las comunicaciones y a la información por un lado, y por otro incrementa las posibilidades de comercio electrónico.

Para Jordi Torras, vicepresidente para el sur de Europa de Q-Go,  la principal ventaja de este sistema es «la transformación completa de un sitio Web, pasando de un mero sistema de publicación a un sistema de diálogo en contacto continuo con el público. La información que se obtiene es la que corresponde a las necesidades reales de los clientes, lo que permite incrementar las ventas online y la calidad de la atención percibida por los mismos».

En definitiva, las webs que cuentan con un asistente virtual o con cualquier otra herramienta de análisis del lenguaje, son más capaces de ofrecer un servicio satisfactorio a sus clientes porque, en definitiva, “harán que se parezca más a la experiencia real de comprar en una tienda física”. Para Torras “lo importante es que el usuario sienta que existe un diálogo, y que si tiene un problema se lo podrán resolver rápidamente”. Y en muchos casos, la herramienta que lo hace posible es un asistente virtual.

En definitiva, las aplicaciones de procesamiento de lenguaje natural se basan en la necesidad de simplificar la comunicación entre las personas y los ordenadores. Según Jordi Torras, » desarrollamos software que permite a los ordenadores comprender a las personas en su propio lenguaje».

Para lograrlo, “el motor de lenguaje natural de Q-Go supone un avance porque trabaja en dos etapas. En la primera se reconoce una pregunta de usuario utilizando análisis gramaticales y diccionarios para cada uno de los idiomas soportados. Una vez comprendida la pregunta, una segunda etapa se encarga de darle respuesta adecuada, utilizando técnicas propias de la Inteligencia Artificial como el razonamiento deductivo, la generalización de conceptos y la subcategorización verbal”, aclara Torras.  “Sin embargo”, afirma, “el lenguaje natural (el que hablamos las personas) es extraordinariamente sutil y complejo comparado con los lenguajes formales (los que entienden los ordenadores), por lo que queda todavía mucho camino por recorrer”.

Q-go es una compañía internacional que desarrolla software especializado para la gestión interactiva con clientes y usuarios finales en base a la tecnología de lenguaje natural. Con el software de Q-go los internautas y empleados pueden hacer preguntas a la web con sus propias palabras. A partir de aquí, Q-go se encarga de dar una respuesta adecuada, proporcionando en el proceso visibilidad a las compañías que contratan el servicio. La tecnología de Q-go está disponible en varios idiomas europeos.  Q-go es una compañía de capital privado con oficinas en Holanda (Ámsterdam), Alemania (Bonn y Munich), Suiza (Zurich) y España (Madrid y Barcelona). Entre sus clientes, destacan: la Caixa, Bankinter, Grupo Banco Sabadell, BBVA, Telefónica, La Generalitat de Catalunya, Repsol, el Ayuntamiento de Sabadell, ING, Fortis Bank, T-Online, Deutsche Telekom, TNT/TPG (el servicio de correo holandés) y el Ministerio de Salud holandés.

Para obtener más información sobre Q-go haga clic aquí

VISITA NUESTROS FOROS ESPECIALIZADOS EN IT Y DISCUTE ESTE ARTICULO / NOTICIA CON PROFESIONALES COMO TU: http://www.foros-it.com

 

Por admin