La Dirección General Impositiva (DGI) de Uruguay lanzó un plan piloto de facturación electrónica que quedará operativo en las próximas semanas, mediante el cual un grupo de 20 empresas de varios rubros de actividad que emiten unas 40 mil facturas al año trabajarán con boletas en formato digital. El propósito del plan será probar el sistema en lo que resta de este año, y a partir de 2012 iniciar la inclusión paulatina de las cerca de 250 empresas que integran el grupo de grandes contribuyentes.

De esta manera, la operativa permitirá simplificar el trámite para el contribuyente –que obtendrá en forma online y al instante la habilitación de la factura emitida, el envío al cliente y el registro ante la DGI–, abaratando los costos, aumentando la seguridad y facilitando el rol de control de Impositiva.

Por admin