El gobierno mexicano considera la facturación electrónica una herramienta clave para impulsar la economía formal, la competitividad de las empresas y la industria de las tecnologías de información. Por este motivo, a partir de 2011 la factura electrónica pasa de ser optativa a obligatoria. En el marco del congreso EXPP de facturación digital celebrado a finales de Septiembre en Barcelona, un representante del Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México, Fernando Martinez Coss, explicó la evolución del uso de estas herramientas en el país.

Un reciente estudio  realizado por el Centro de Estudios Económicos del Colegio de México, indica que la evasión por la utilización de comprobantes apócrifos representó alrededor de 16 mil millones de pesos anuales en el periodo 2007 – 2009: 11 mil millones de pesos corresponden a Impuesto Sobre la Renta y 5 mil millones de pesos al Impuesto al Valor Agregado.
 
Además de luchar contra los fraudes fiscales, el uso de la factura electrónica en México implica  un cambio de tecnológico, un nuevo concepto en la forma en la que se llevan a cabo las actividades comerciales y de prestación de servicios, sin mencionar la propia adaptación del usuario al uso e intercambio de información por medios electrónicos.
 
Promoción desde el gobierno
 
Durante varios años, en México, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha instrumentado acciones para implementar y fomentar el uso de los medios de comunicación electrónica para la prestación de los trámites y servicios tributarios como uno de los caminos para facilitar el cumplimiento de obligaciones fiscales  y reducir las cargas administrativas.
 
En este contexto, en 2005 el proceso de comprobación fiscal se comenzó a actualizar y a someter a un proceso de mejora tecnológica con la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales o Facturas Electrónicas como una alternativa a la emisión de comprobantes en papel. 
 
Según el gobierno mexicano, el uso de la factura electrónica está generando importantes beneficios para el desarrollo económico y, al disminuir los costos de facturación se propicia aumento en la competitividad, se promueve la modernización tecnológica de los negocios, se simplifican los procedimientos administrativos internos y se facilita el cumplimiento de las obligaciones fiscales.
 
Tendencia al alza en los últimos años
 
Al cierre de 2010, el crecimiento de facturas electrónicas emitidas respecto de 2009 fue de poco más del 200%. Además se tienen los siguientes resultados:
Alrededor de 349 mil contribuyentes han optado por el esquema de facturación electrónica.
Se han generado más de 2.182 millones de facturas . Se espera que para 2012 se emitan más de 4.300 millones.
Se han emitido más de 1.049 millones de facturas electrónicas. 
Del total de contribuyentes que facturan electrónicamente, 342 mil son micro, pequeñas o medianas empresas.
Actualmente una factura en papel cuesta alrededor de 160 pesos, mientras que el costo de una factura electrónica es de alrededor de 24 pesos, una ahorro del 85%. 
En Abril de 2011, México fue reconocido con el premio a la “Innovación de la Administración Tributaria”, otorgado por el CIAT, gracias a la factura digital.

 

Por admin