Las transacciones consideradas para este proyecto consisten en el pago de cheques del mismo banco y la recepción de depósitos con documentos (cheques mismo banco y otros bancos) mediante un quiosco llamado SIAV. De esta manera, a través del SIAV el usuario puede solicitar el pago de cheques BCI o realizar depósitos con documentos de la misma manera que lo hace cuando se enfrenta a un cajero humano, a toda hora y durante los 365 días del año.

El desafío central ha sido sistematizar las reglas de proceso (CAR-LAR, firma, payee, endoso, fecha)  de forma tal que las transacciones de pago de cheques se realicen en forma automática y sin la intervención del back office, con los subsecuentes beneficios de eficiencia, productividad y satisfacción en los niveles de atención a clientes.

En el marco de las sistematizaciones posibles, en una primera etapa se centró la atención en el reconocimiento de los campos CAR-LAR y firmas, para lo cual IPSA integró las herramientas de proveedores con quienes mantiene acuerdos corporativos a nivel mundial.

Para mejorar sustancialmente los porcentajes de reconocimiento de los campos CAR-LAR y firmas, IPSA incorporó toda su experiencia al integrar una herramienta que permite el manejo y  tratamiento de imágenes, cuyos resultados los coloca a disposición de un aplicativo del BCI como parte del modelo.

Actualmente  esta  implementación  está operando en más de 40 sucursales del BCI en Chile.

Por admin