Según el estudio realizado en cuatro países europeos (España, Alemania, Francia y Reino Unido) por la empresa Iron Mountain, las pymes europeas ahorran hasta un 30% en la gestión de sus facturas. En tanto, las empresas con una plantilla de más de 5.000 empleados tardan más tiempo y gastan más dinero en procesar sus facturas que las que tienen una plantilla de entre 250 y 499 personas.

Así las cosas, los resultados indican que muchas compañías siguen utilizando procesos anticuados y controles inadecuados en la gestión de sus facturas. 
 
Cabe destacar que el estudio ha revelado que el 19% de los directivos encuestados de las empresas de mayor tamaño percibe falta control sobre sus procesos de pago. Resolver esta situación requiere que la empresa tenga que realizar inversiones en nuevo hardware y software, y que forme a su personal, lo cual significa utilizar unos recursos y experiencia que podrían emplearse en otras áreas del negocio. 

Por admin