SGAIM ha lanzado un nuevo servicio que agiliza los trámites a los bancos en la gestión de la cartera de efectos. Más abajo la nota de prensa completa.

Madrid, mayo 2010. En tiempos de crisis uno de los principales objetivos del sistema financiero es la gestión del riesgo. Esta idea choca con la necesidad de liquidez que obliga a las empresas a buscar alternativas de financiación a corto plazo, que implican un riesgo por la posibilidad de impago por insolvencia del cliente o retraso en el mismo. 

En España, la mayoría de las ventas a crédito se concretan en efectos comerciales que las empresas y particulares depositan en las entidades financieras con el fin de adelantar su cobro o garantizar el pago.

Según los datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística, el número de impagos en España ha pasado de 4.324,3 en 2007 hasta los 5.657,4 en 2008. Esto representa un aumento en el número de impagados del  23,56% en un año. 

Para evitar esta situación, SGAIM presenta la solución Accounts Payable & Receivable Portfolio Management que permite un control diario de todos los documentos bancarios permitiendo que se ejecute el cobro de los vencidos pudiéndose anticipar al impago.

Los documentos llegan a SGAIM donde son digitalizados para su tratamiento. Tras la clasificación de efectos se procede a capturar automáticamente la información relevante para su posterior validación aplicando las reglas de negocio en función de documento (letras, pagarés, recibos, etc.)

Esta permite detectar si alguno de los efectos no cumple los requisitos y  envía una alerta a la entidad financiera para que pueda corregir el problema en el menor tiempo posible.

Toda la documentación digitalizada y la información capturada junto con sus estados se publica en el portal Web de SGAIM. De esta forma, el usuario tiene disponible, de manera inmediata,  todas las remesas y sus efectos simplificando la gestión.

Beneficios de Accounts Payable & Receivable Portfolio Management de SGAIM 

Ahorro de tiempo y coste hasta de un 50%
Disminuye el periodo  medio de cobro en un 40%, anticipándose al impago.
Control de las incidencias entre los efectos físicos y las remesas para poder ser recogidas de manera inmediata.
Automatismo en los procesos de validación de efectos, consiguiendo error cero.
 

Por admin