Esta solución de firma biométrica certifica y acredita a la persona que rubrica el documento, ofreciendo completa fiabilidad ante un posible litigio. También evita la falsificación de documentos en administraciones públicas y empresas privadas. Para 2021 estará disponible la versión Android del producto en la que se ampliarán notablemente los casos prácticos.

Sinadur, de Amatech Group, es una solución de firma biométrica que facilita la gestión de procesos en los que es necesaria la rúbrica de una o varias personas. Se trata de una solución 100% segura, de fácil instalación y que ahorra costes a la organización. Estos tres aspectos son las señas de identidad que caracterizan a esta herramienta desarrollada por Amatech Group, a través de su consultora especializada en IT, Eurohelp Consulting, e implantada con éxito en diferentes administraciones públicas del País Vasco, donde se manejan a diario altos volúmenes de documentación que necesitan ir firmadas.

Seguridad y trazabilidad de documentos

Sinadur permite una mejora notable en la trazabilidad de documentos y firmas en cualquier sector: banca, sanidad, asesorías, Administración Pública, transformando a la empresa en “green office”, lo que implica un importante ahorro directo de dinero y papel.

Esta firma biométrica garantiza y acredita que la persona que firma es quien dice ser certificando y avalando a esa persona a nivel legal. Es decir, la firma tiene completa fiabilidad ante posibles litigios.

A ello se suma, tal y como destaca Sonia Navas, Project Manager de Eurohelp, el almacenamiento de datos biométricos cifrados que hacen de Sinadur “una solución robusta que garantiza la firma de documentos digitales con plena validez legal”.

Operativa y funcionamiento

El funcionamiento de Sinadur se articula en torno a cuatro elementos básicos: dispositivo de captura, aplicación cliente, intermediario y servidor web.

El proceso de firma se inicia estableciendo comunicación entre la aplicación web que requiere la firma y el intermediario, identificando las características de la transacción a efectuar. En segundo lugar, a través de la tableta digitalizadora (Wacom), se realiza la firma biométrica en la aplicación de escritorio, capturando los datos biométricos tal y como establece la ISO 19794-7:2014, encriptando dichos datos e incrustándolos en el documento firmado. El proceso finaliza con una firma electrónica que sella dicho documento firmado para evitar modificaciones posteriores.

Las funciones del intermediario se centran en trasladar los mensajes necesarios entre el navegador y los recursos de los procesos del sistema operativo.

El resultado final es una firma que proporciona información del firmante sobre el trazado, proporciones, dinámica del gesto, trayectoria, tiempo de ejecución, presión u otro tipo de variables.

Modernidad, innovación y ahorro de costes

La integración de Sinadur para la firma de documentos aporta una solución de fácil instalación, sencilla e integrable en entornos web que no requiere de licencias. Asimismo, otra de las características que la hacen única es su escalabilidad, respondiendo a las necesidades de los clientes en cada momento.

Sinadur permite el respaldo de las firmas tanto del usuario como de la organización en rúbricas de altos cargos y directivos, trámites de expediente y formularios, registro de documentos, inspecciones y denuncias, firma de contratos, entre otras aplicaciones.

Todo esto se traduce en comodidad y ahorro de costes en las empresas que requieren de firmas en sus procesos digitales, agilizando dichos trámites y reduciendo el consumo de papel. Además, ante un litigio, se garantiza el mismo nivel de validez que si la firma fuese en papel.

La evolución de la firma digital

El término de firma biométrica es reciente en el tiempo tal como rezan los condicionantes del artículo 26 del Reglamento UE 910/2014 (eIDAS) para que se considere firma electrónica avanzada (es decir, biométrica): Una firma electrónica avanzada cumplirá los requisitos siguientes: a) estar vinculada al firmante de manera única; b) permitir la identificación del firmante; c) haber sido creada utilizando datos de creación de la firma electrónica que el firmante puede utilizar, con un alto nivel de confianza, bajo su control exclusivo, y d) estar vinculada con los datos firmados por la misma de modo tal que cualquier modificación ulterior de los mismos sea detectable.

La firma digitalizada se centra únicamente en que la rúbrica aparezca en el documento (rúbrica o imagen escaneada), mientras que la firma biométrica incluye la rúbrica y los datos biométricos capturados a través de determinados dispositivos. Además, la firma biométrica de Sinadur se puede considerar una firma electrónica avanzada, puesto que permite identificar inequívocamente al firmante, y detectar cambios posteriores a la propia firma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *